Algo de historia de la Publicidad

Algo de historia de la Publicidad

En el siglo XII tenemos constancia de la existencia de pregoneros y juglares (que atraían y distraían a la gente). Era publicidad colectiva de la que se beneficiaban todos. En 1258 había unos 400 pregoneros en París (entre sus labores estaban probar y vino y recomendarlo) y tenían una considerable reputación. Incluso la tradición subsistió hasta el siglo XVII. En la España de 1445 el pregonero oficial de Barcelona era Bernardo

Calafat, según consta en un dietario, en el que el susodicho anunciaba un concurso con ballesta.

En Inglaterra, en el siglo XIII, se popularizaron los letreros con ilustraciones en la puerta de las posadas o tabernas. En Francia se populariza en el siglo XV, en el que Luis XIV regulaba el tamaño y número de dichos letreros. En España este tipo de publicidad no apareció hasta bien entrado el siglo XV, y se vio por primera vez en los hostales catalanes (era la zona más cercana a Europa). Posteriormente se extendieron por el resto de España.

Los primeros carteles propiamente dichos se hicieron en Inglaterra. El primero corrió a cargo de William Caxton y lo hizo en 1480. El primer cartel ilustrado de la historia se realizaría poco después, en 1482, y fue realizado por el francés Jean Du Pre en la calle Saint Jaques de París.

Durante el siglo XVII el cartel ilustrado era práctica habitual. Era tan importante la publicación a través del cartel ilustrado que la ley sólo daba permiso para poner esos carteles bajo autorización, bajo pena de muerte por su incumplimiento.

Alemania tuvo el honor de acoger el primer cartel artístico de la historia, datado de 1518 y realizado por Altdorfer. El cartel anunciaba unos juegos de lotería.

En España el cartel más antiguo con texto e ilustraciones data de 1763. Es el cartel de una comida de toros en Sevilla. A lo largo del siglo XVII se popularizó en España la publicidad desgrafiada: grabada o dibujada en las fachadas de los comercios con ilustraciones alusivas a los productos que se vendían en ese comercio.

Con la propia aparición de las publicaciones periódicas, la publicidad encontró un gran soporte para poder expanderse. Aunque al principio los anuncios eran de baja calidad y con grafías muy pobres, con la mejora de los materiales y de la producción se logró alzar la calidad de los anuncios.

cartel3En 1611 llegó la primera oficina publicitaria, al menos tal y como la conocemos hoy. El francés Montraigne instaló en Londres el Registro Público del Comercio General. La idea era unir a vendedores y compradores en un local para registrar sus ofertas y demandas. Este registro sólo duró unos meses ya que dependía de lo que voluntariamente los anunciantes ofrecían.

Un año después conocimos el primer precedente de la publicidad a domicilio: fue también en Francia cuando un tal Renaudot abrió el Bureau d´Adresses et de Recontre, desde el cual repartía el "Journal General d´Affiches", una hoja con anuncios por palabras repartidas a domicilio. Hoy en día todavía se publican "les petites affiches" en Francia, aunque en nuestros días se tratan temas jurídicos y económicos.

En 1613 Renaudot edita otro periódico, aupado por el éxito del anterior: "La Gazette de France"; primero fue con carácter bimensual, luego semanal. En su interior aparecían artículos, anuncios de trabajo y de inmobiliarias. Fue un gran éxito.

Renaudot tuvo el honor de crear la primera agencia de publicidad de la historia en 1612. La llamó "El Gallo de Oro", y le sirvió para editar en 1635 "Le Mercure Français" para dar soporte al mercado publicitario y de
noticias.

En 1652 se publica el primer anuncio de café en el "Mercurius Britannicus", y en 1657 nace "Public Advertiser", el primer semanario dedicado exclusivamente a anuncios clasificados por palabras. Tenía 16 páginas y exigía una contratación mínima de seis semanas para la publicación de los anuncios.

En 1658 se publicó el primer anuncio de té en el "Mercurius Politicus", y en 1660 el del primer dentífrico en el mismo periódico. Seis años después nació "Newsletter", el primer semanario regular y que incluía, como, no, anuncios por palabras.

En España la cosa es diferente. Los orígenes del periodismo, y, por tanto, de la publicidad llegaron a finales del siglo XVII. En La Gaceta de Madrid de 1691 ya se incluían anuncios por palabras. El Diario de Madrid avanzó más todavía, y dos siglos más tarde, en 1857, fue el primero en ofrecer regalos para atraer a la audiencia.

En Francia, Giraldin elaboró la primera teoría publicitaria en el diario "La Press" de 1836.

Publicidad Moderna

Estados Unidos es el país donde primero se desarrolla la publicidad moderna. Lo encontramos en los agentes de publicidad: son personas que buscan finaciación para los periódicos, contratando anuncios para estos periódicos. El primer agente fue Volney B. Palmer. En 1841 inauguró en Philadelphia la primera oficina como agente publicitario, y a partir de ahí creó un gran imperio: posteriormente abrió nuevas oficinas en Boston y Nueva York, llegando a controlar más de 1.400 publicaciones de Estados Unidos En 1869 N.W. Ayer crea la primera agencia de publicidad moderna de la historia (que luego llegaría a ser una de las mayores agencias del mundo). Le cobraba un 15% de la facturación total al cliente por el servicio que les ofrece.

A principios del siglo XX las agencias se profesionalizan y seleccionan con mayor rigurosidad los medios donde colocan la publicidad. La creatividad comienza a ser un factor importante a la hora de trabajar sobre un anuncio. Así lo entendió, por ejemplo, "Lord And Thomas", una empresa que en 1904 facturaba 6 millones de dólares y en 1924 ya llegaba a los 14 millones de dólares. Esta empresa tuvo un control importante sobre las publicaciones religiosas en Estados Unidos. Racionalizó los anuncios e integró los planteamientos de la publicidad. Hoy se llama "F.C.B.", está presente en más de 15 países de todo el mundo e incluso en algunos, como en Francia, se ha asociado con empresas tan importantes como "Publicis".

Publicidad Moderna en España

La primera oficina publicitaria funcionaba como oficina de registro. La creó Pedro Ángel de Tarazona. Se recogían los anuncios que más tarde se publicaban en el propio Diario de Tarazona. Posteriormente en 1853 Manuel de Santa Ana sería el primer agente publicitario español. Fue el primero que abrió una agencia de exclusivas (agencia de publicidad que da su exclusiva a un medio de comunicación, se
llamaba "La Correspondencia de España").

cartel3La primera agencia de publicidad moderna fue, sin embargo, "Roldós y Cía", creada en Barcelona en 1857. Posteriormente le seguiría "Hijos de Valeriano Pérez" en Madrid, pero ya en 1891. Otras agencias que nacieron en años posteriores fueron "Publicitas" (Madrid, 1922), "Publicidad Gisbert" (Madrid, 1925), "Los Tiroleses" (Madrid, 1931), "Alas" (Madrid, 1931), "Cid" (1945). Estas agencias y otras fueron las que posteriormente desarrollarían las grandes marcas del siglo XX.

Siento no poder poner de donde está extractado el texto pero es que el documento lo descargué de Google académico y no estaba firmado

Autor

Artículos Relacionados

¿Podemos Ayudarte?

Taiko Solutions crea soluciones a la medida de cada necesidad. Por eso, cuanta más información nos facilites más sencillo será saber cómo ayudarte. Rellena nuestro cuestionario de proyecto (no te parezca demasiado largo, ¡es necesario para poder darte la respuesta adecuada!) y te daremos la respuesta personalizada que buscas.

Te llamamos


No deseo recibir información comercial en el futuro ni que mis datos sean incorporados a su base de datos
He leído y acepto la Política de privacidad